Encerrados en la fobia pt. 2

el

Ni amigos, ni pareja, ni trabajo. Los hombres y mujeres que padecen fobia social tienen muchas dificultades para entablar relaciones con otras personas y se sienten incomprendidos en una sociedad que los confunde con tímidos.

Muchos de ellos han renunciado a tener un empleo por el infierno que les supone pasar una entrevista de trabajo. No tienen amigos ni pareja y viven encerrados en casa la mayor parte del tiempo porque la angustia de creer ser evaluados y criticados constantemente por los demás les impide entablar relaciones personales. Son los hombres y mujeres que padecen fobia social, un trastorno que muchos confunden con timidez y que sume en la desesperación a cientos de personas que no encuentran una solución.

FRANCISCO

Profesor universitario, 46 años

Era un niño tímido, sobreprotegido por sus padres. No tenía amigos y no sabía cómo relacionarse con sus compañeros de colegio, los veía lejanos, diferentes. En la adolescencia se refugió en los estudios como única forma de comunicación con el mundo, demostrando a los demás que era tan válido como ellos.

Terminó una carrera universitaria con buenas notas, pero su vida se limitaba a eso: estudiar y «vivir hacia dentro». Nunca salía con ningún amigo, «y menos aún con amigas». Concluyó su tesis y todo seguía igual: hacía lo que creía que los demás esperaban de él. Ésa era su forma de sentirse vivo. Se presentó a unas oposiciones y consiguió una plaza de profesor en la Universidad de Córdoba.

Pero la historia de Francisco es excepcional, ya que a pesar de reconocer que tiende a evitar las situaciones sociales y que no encuentra satisfacción en ellas, debe enfrentarse a diario con sus alumnos e, inevitablemente, con sus compañeros de trabajo. Aunque, a juzgar por sus palabras, para él las clases son una representación teatral en la que se limita a hacer un papel. «El espectáculo de la clase magistral no resulta fácil de interpretar», dice Francisco, que asegura que cada clase la anticipa con mucho nerviosismo e intranquilidad, y queda exhausto al terminar, creyendo siempre que lo está haciendo «muy mal» . Con el tiempo se ha acostumbrado a «este sufrimiento», que va remitiendo algo, aunque está convencido de que lo haría mucho mejor si no tuviera ese «miedo exagerado a todos».

Con los compañeros le pasa lo mismo; los profesores lo ven como una persona tímida y no tiene contacto estrecho con ninguno de ellos. Como cuando era niño, los ve lejanos y diferentes. Cualquier charla con ellos le produce «desasosiego, temor y miedo a defraudarles». En la investigación es un perfecto colaborador, toma pocas iniciativas pero ayuda a todos en sus problemas y eso le hace sentirse mejor.

ANTONIO

Profesor de idiomas, 38 años

Algo similar le ocurre a Antonio, granadino de 38 años que ‘huyó’ de España porque estaba sumido en una depresión que le impedía salir a la calle y le hacía pensar constantemente en el suicidio. Se marchó a Londres y allí es profesor de idiomas en colegios y centros de adultos.

Dice estar «encantado» de hablar en público, pero teme ir a un supermercado o a fiestas. «No puedo entrar en una habitación donde hay personas charlando entre ellas, me resulta difícil mantener la mirada cuando hablo con alguien, no puedo seguir lo que me dicen, mi cabeza se nubla, sólo pienso que me están mirando, que me voy a poner nervioso, que se me nota. Me horroriza encontrarme con alguien conocido por la calle, me tiembla la voz si le tengo que saludar, comienzo a sudar, me falta naturalidad…». Es el escalofriante relato de Antonio, que comenzó a sufrir fobia social a los 13 años y que dice no tener amigos ni pareja por un trastorno que ha intentado solucionar acudiendo a «innumerables» psicólogos y psiquiatras, tomando pastillas, pasando tests, haciendo relajación o yendo a grupos de terapia cognitiva. El resultado, según él: cero.

«Creo que este problema no tiene cura porque ni los profesionales nos comprenden. Cuando te armas de valor para ir al médico, resulta que no tiene ni repajolera idea de lo que le estás contando, piensa que te pones nervioso por los exámenes y te manda píldoras para dormir. Cuando vas a un psicólogo o psiquiatra tampoco entiende mucho del tema. Es patético».

RAMÓN

Diseñador gráfico, 32 años

Aunque sumidos en el pesimismo de creer que no existe solución a su problema, estos dos profesores pueden sentirse afortunados por tener un trabajo y ayudar a los demás. Otros, como Ramón, no tienen esa suerte. Este catalán, diseñador gráfico, empezó a notar los síntomas de la fobia social en el instituto. «Me encantaba leer en voz alta, pero un día tuve que hacerlo y no pude». Así comenzó todo. Hoy, con 32 años, es incapaz de ir a entrevistas de trabajo porque se queda en blanco.

Consiguió un empleo en un hotel pero lo dejó tras sufrir dos ataques de pánico y hoy ni siquiera puede ir al INEM a arreglar los papeles del paro por miedo a que le dé otro ataque. Vive encerrado en su habitación y lleva cerca de dos años sin salir a la calle como antes lo hacía.

Como otros tantos afectados, no tiene amigos porque, después de poner muchas excusas para no salir con ellos, los ha ido perdiendo uno a uno. Ahora conoce gente a través de Internet, e incluso está pensando en organizar una asociación nacional de afectados de fobia social para dar a conocer el problema.

Y es que Ramón lo daría todo por salir de este túnel: «Me operaron de un cáncer y ojalá me hubiera quedado allí, porque esto me está quitando la vida».

Los testimonios que aparecen en esta página son reales. Para preservar el anonimato de los protagonistas se han utilizado nombres ficticios.

by:https://ansiedad-social.com/2007/01/07/testimonios/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s